lunes, 8 de noviembre de 2010

Tentación

Crocantes y tentadores, parecen asociarse íntimamente a la noche. Se elaboran de madrugada y resultan el destino gastronómico predilecto para las tribus de jóvenes que escapan de los boliches cuando asoma el sol.
Los churros nacieron en España, con formas más redondeadas. Las facturas más alargadas, similares a los ejemplares vernáculos, allí se llaman porras. Los viajeros gourmandes peregrinan todos los años a Santiago de Compostela, donde el chocolate con churros adquiere dimensiones de manjar, elaborado artesanalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestro blog en